Etiquetas

, , ,

Imagen

¡Hija! Me vino como anillo al dedo el artículo de Mario Velázquez en ABC Color de hoy. Y no porque haya escrito él ay sí ay sí yo también lanzaré a la red mi arsenal de pensamientos, pero si es que si leíste y entretuviste tanto como yo con la nota, coincidirás conmigo en que no mencionó la piedra del zapato de todo Community Manager: la excelencia en la redacción.

Sí, está medio jodido que la eu escriba sobre este tema en particular puesto que me costó unas buenas regañadas e incluso la desvinculación de algunas cuentas que manejaba (ouch) peeero de los errores se aprende, me consta.

Escribir, escribir bien, excelente redacción, (famoso requisito cáscara de banana o como quieras llamarle a la hora de hacer las ofertas laborales)… Me lleva a la siguiente pregunta: ¿Un periodista puede ser Community Manager?

La experiencia tanto ajena como propia me obligan a decir que no, pero solo en principio, puesto que uno se acostumbra a un estilo predeterminado de redacción, obedeciendo a las 5W’s, la pirámide invertida de la información y toooda esa teoría que cuan olla popular te metieron en la cabeza en tu época de estudiante, hicieron un chamburreado y ¡plim!, listo y calentito sale un comunicador al campo de batalla de la información y las letras.

Tuve una compañera de trabajo en la agencia que tenía mucha más experiencia en medios periodísticos que yo (a quien quiero y admiro mucho por cierto), y la recuerdo ahora porque en verdad les digo que le costó y mucho la transición de periodista a Community Manager. No pude evitar ver en reiteradas oportunidades su mirada de desaprobación cuando le daba mi opinión acerca de la longitud de sus textos che la gurú gua’u y le decía con todo el amor de mi corazón:

Es un poco largo tu texto, ¿qué te parece si modificamos un poco por sinonimia y simplificamos?

Admito, odiaba cuando me decían algo parecido, obviamente con palabras menos aladas, más ímpetu e histeria y altos decibeles en la voz de quien emitía esas homicidas palabras. ¿Y es que a quién le gusta que se le corrija un texto propio? Es como tu bebé que vos solito hiciste y de repente…

Sacá esto.  Y esto también. Acá hay redundancia. ¿En qué car**** estabas pensando cuando redactaste esto? ¡Necesito más concentración y perfección!

Naa no hay personas tan crueles en la vida, pero el recurso era necesario para graficar el grado de exigencias al que podés estar sometido mientras te desempeñás como CM.

Y se aprende. A la larga podés hasta incluso tener el calificativo de hyperlink entre tus compañeritos de trabajo cuando de reglas ortográficas y gramaticales se trata.

Pero, ¿qué pasa si la transición se da a la inversa? Es decir, cuando de Community Manager pasás a ser Periodista.

Fuck yeah que pasé por eso también. Tal es así que también al igual que la amiga que les comenté me costó calzar de nuevo los zapatos invertidos del periodismo. No fue fácil, puesto que veía mis escritos como insuficientes, muy escuetos, algunos ni siquiera se acercaban al mensaje principal arrojado por las entrevistas que diariamente desgrababa, y a eso habría de sumarle el factor inmediatez porque la idea era publicar la noticia en el sitio web tan o casi simultáneamente a su transmisión en el dial (¿dije que los programas eran en vivo o eso ya está implícito?). Y sí, acá sí tuve que ver bebés míos cercenados por toda la sala de prensa, lluvia de sangre y sudor que costaron el aprendizaje, además de algunas muchas correcciones y cambios de titulares de mi jefa y ayuda de una compañera que en serio la movía en cuanto a rapidez y estilo, una capa la estimada.

A modo de autocrítica, tanto que me las daba yo de Senior Community Manager porque gua’u que tenía más de 2 años en el ramo y 2 más en periodismo, pero 2 menos 2 dan 0, así que prácticamente me sentí nuevamente una estudiante de Curso de Admisión de la carrera.

Al punto que quiero llegar no es al de la autoflagelación y al suicidio social haciendo mea culpa y a la semana salir victoriosa cuan Víctor Bogado y sus mil resurrecciones políticas, sino que deseo dejar en claro que si bien ser CM en sí no es fácil porque demanda conocimiento todológico de redacción, diseño, y mucha maña, mucho menos para un periodista ser un CM y a la inversa.

Pasé por ambas transiciones profesionales y con conocimiento decirles que no es fácil pasar de periodista a Community Manager y posteriormente de Community Manager a periodista, de hecho *insertar cliché* todo lo que es bueno para vos tanto a nivel personal como laboral merece tu sacrificio, así que como dicen los chicos de Kita Pena Pa’lante y con amor no más hay que hacer todo, y más temprano que tarde los frutos del esfuerzo se reflejarán en vos y todos podrán ver que sos valé 😉

 

Admití na que te gustó la musiquita que te puse al final, yo sé que sí.

Anuncios